Y HABLANDO DE MAESTROS DE VUELO, NUESTRO GALLO DE MAYO VUELA CON LA MEJOR INSTRUCTORA QUE PUEDA TENER: SILVIA SANCHO

Mes de julio caluroso y el Gallo de Mayo con ganas de largarse, pero nuestras tareas varias nos han impedido darle el pasaporte, aunque la premiada, en este caso Silvia Sancho, ya lo tiene en sus manos, porque hemos tenido el privilegio de conocerla personalmente y mantener una muy agradable charla que, sin duda, se repetirá. (¡Mecahis! no hicimos foto)

El pasado mes de Junio se publicó por Phoebe la novela El verano que aprendimos a volar. Es el primer libro (publicado, al menos) de nuestra premiada y esperamos fervientemente que haya muchos más. No miento si digo que desde el principio, tanto el libro, como su autora (una desconocida para nosotras, más allá del tímido contacto en redes) nos dieron muy buenas vibraciones. ¿No os pasa, a veces, que algo o alguien desde el principio os inspira muy buen rollo? Pues eso nos pasó a nosotras. Por supuesto, publicado el libro nos lanzamos a su compra. Aclaro que partir de esa aparente situación de ventaja es un arma de doble filo, porque en muchas otras ocasiones nos hemos llevado grandes chascos que, quizá, han parecido mayores debido a nuestras altas expectativas. No ha sido el caso. Silvia Sancho nos ha llevado a volar con ella y estamos seguras que volará muy alto. 

Silvia Sancho escribe de maravilla, domina perfectamente los tiempos, crea tensión y expectación. Desde que abres la primera página del libro quieres seguir leyendo. Me gustaría, pero no puede ser (es privado), que nos hubieseis visto a las firmantes mientras lo leíamos. Un 50% lo comenzó antes, vencida por la impaciencia, y masacró a mensajes al otro hasta que, definitivamente, se saltó su orden y empezó a leer también. Sólo decir que ambas partes nos cruzamos un mensaje con idéntico contenido: <<Autora Gallo>>. Lo tuvimos súper claro, porque no se escribe así por casualidad. La escritura, como todo, es un arte; un autor puede tener libros mejores o peores, pero el que escribe bien lo hace siempre. 

Los que seguís nuestra página en Facebook (os dejo el enlace y megustead que es gratis RTDR en FB) ya debéis saber lo mucho que nos encandiló la lectura de la novela. De hecho, subimos composiciones fotográficas (fanart, creo que se llaman) según avanzábamos la lectura y eso, creedme, que lo hagamos las dos a la vez es difícil. Os las dejo aquí también para que os pique la curiosidad y os animéis a despegar el vuelo. 



















Como repetimos hasta la saciedad, NUESTRO Gallo, que es NUESTRO, lo damos a quien nos parece oportuno de acuerdo con NUESTROS criterios (son exigentes, por cierto)  y hay una extensa lista de candidatos cuyo orden nos vemos obligadas a variar en ocasiones como esta, en que de golpe irrumpe en nuestro camino algo nuevo, desconocido y que lo merece. No es un premio a un libro o a un conjunto de libros, es un premio a los autores que lo hacen con amor a su profesión, porque es una forma de cuidar a sus lectores.  Silvia Sancho no solo nos cuida con su escritura, yo diría que hasta nos mima y consiente, lo que en justicia para este blog se traduce en que se merece un Gallo. Estamos seguras que tendrá (para nuestra satisfacción lectora) una larga y fructífera carrera. Como siempre nos preside el egoísmo lector que nos caracteriza: el poder leer a gusto, sin desagradables sobresaltos, sin sentirnos despreciadas como lectoras. Así que desde aquí animamos a Silvia (aún no la hemos amenazado :) ) a que nos siga deleitando con sus libros. 


Si queréis seguir a la autora en redes aquí tenéis sus perfiles en:



El libro está en librerías y en todas las plataformas digitales, aunque os deje aquí, por si queréis echarle una hojeada, solo el enlace de Amazon. 


        Nos despedimos por hoy, que nos toca hacer cosas menos serias que la lectura, pero más necesarias. Seguimos picoteando el corral en busca de autores y novelas que nos hagan volar.


Comentarios

Entradas populares